Optimismo ante un nuevo Sant Jordi marcado por la Semana Santa

publicado en: Uncategorized | 0

Vilaweb, 08-04-2019

El Gremi de Llibreters y la Cambra del Llibre han presentado en conferencia de prensa algunas de las peculiaridades de este día del libro.

Este año el 23 de abril, día de Sant Jordi, día del libro y de la rosa, caso en martes, justo después del Lunes de Pascua, justo al final de las vacaciones de Semana Santa. Entre algunos editores consultados, esta situación de calendario no parece que vaya a favorecer las ventas de libros, porque tradicionalmente los días alrededor del 23 de abril son de muy buena venta. Está claro que esto es un argumento sobre todo en clave barcelonesa. Contrariamente a esta percepción escéptica, los presidentes del Gremi de Llibreters y la Cambra del Llibre (donde hay libreros, editores, distribuidores y empresas de artes gráficas representados) comparecieron hoy en conferencia de prensa para anunciar que tienen buenas perspectivas y que creen que será un buen Sant Jordi.

Lo ha explicado la presidenta del Gremi de Llibreters, M. Carme Ferrer, propietaria de la librería Empúries de Girona: ‘Este Sant Jordi será especial porque justo antes están las vacaciones de Semana Santa y esto favorecerá a las librerías de pueblos y ciudades de fuera de Barcelona. Creemos que Sant Jordi se avanzará. La gente comprará antes los libros que quiere regalar y el mismo día de Sant Jordi volverán a salir a la calle en familia y volverán a comprar libros. Habrá más de una compra este año.

Teniendo en cuenta el calendario y cómo caen las fiestas, los libreros, editores y ayuntamientos de algunas ciudades y pueblos de turismo interior se han organizado para ofrecer juntos jornadas y ferias literarias, con firmas de autores, durante los días de Semana Santa . Este es el caso, por ejemplo, de Vic, que en el marco del Mercat del Ram, las siete librerías de la ciudad se han puesto de acuerdo para hacer una parada conjunta y también se han vinculado la editorial Eumo ( de la Universidad de Vic), Òmnium Osona y el Casino de Vic. Una iniciativa similar de puestos de libros y autores firmando ocurrirá en Girona, coincidiendo con Sábado Santo. Y se seguirán encuentros tradicionales como el Berenar Literari que desde hace nueve años organiza la librería El Cucut, de Torroella de Montgrí, este año el Jueves Santo.

Una venta diferente para Sant Jordi

El año pasado por Sant Jordi se facturaron 22 millones de euros, según datos de los gremios. Este año, M. Carme Ferrer, que es optimista, considera que se podría aumentar en un 1% o 2% más que el año pasado.

Patrici Tixis, presidente del Gremio de Editores de Cataluña ha destacado dos aspectos: por un lado, la transversalidad de la venta, 50.000 títulos diferentes se llegan a vender y recalcó que los diez más vendidos de la jornada sólo representan una media del 5% de las ventas totales de ese día. Y sube la venta en todos los géneros, sea poesía, filosofía o las guías para aprender a cuidar animales domésticos.

Tixis también ha destacado el comportamiento diferente del lector el día de Sant Jordi: se invierte la tendencia de ventas con respecto al idioma. Si durante el año las ventas de libros en castellano corresponden alrededor del 70% mientras que en catalán no llega al 30%, el día de Sant Jordi la gente compra libros en catalán sobre todo, llegando casi a un 70% del total de las ventas, mientras que en español sólo es del 30%.

Ahora bien, si hay un fenómeno que sobresale por encima de los demás este Sant Jordi, según los presidentes de los gremios, este es el incremento de ventas de los libros infantiles y juveniles, hasta el punto que junto con la narrativa, representan el 70% de las ventas y el otro 30% es de venta de libros no ficción.

De cara al día de Sant Jordi

Como ya ocurrió el año pasado, ha explicado Marià Marín, secretario del Gremi de Llibreters, se ha trabajado durante meses con los técnicos del Ayuntamiento de Barcelona, para trabajar la seguridad y organización de esta fiesta en la calle. Una fiesta masiva: el año pasado la Guardia Urbana contabilizó en hora punta en el centro de la ciudad, 1.200.000 personas. Por ello, se ha seguido trabajando para ganar espacio en las calles más concurridas: ampliarán las zonas de paradas del centro, alargando la calle Consejo de Ciento, la Avenida Diagonal hasta la calle Muntaner y la calle Còrsega. También se alargará el espacio de paradas en el Paseo de San Juan, desde hace años destinado al público familiar, con puestos de libros de infantil y juvenil, así como de cómics.

Las paradas del sector del libro crecerán este año entre un 15% y un 20%. El Gremi de Llibreters ha pactado con el Ayuntamiento que sean las paradas de librerías que tengan preferencia a la hora de las peticiones. En relación con las paradas, que el día de Sant Jordi también ocupan algunas editoriales, se ha explicado que en cuanto a Barcelona se ha hecho un pacto a través de la Cambra del Llibre. Con todo, fuera de Barcelona, la presidenta del Gremi de Llibreters, ha dejado claro que quien tiene que vender los libros son los libreros. Con todo, el sector sobre este tema se ha emplazado a hacer una reflexión conjunta.

Marià Marín también ha explicado que el Gremi de Llibreters ofrecerá un ‘Minuto a minuto’ en su página web para ir informando de cómo se irá desarrollando la jornada en todo el país, con la colaboración de la Escuela de Librería de la UB y alumnos de la UIC (Universidad Internacional de Cataluña). Y por último, ha hablado de la internacionalización de la fiesta del libro, este año marcada por la Feria del Libro de Buenos Aires y la celebración del Sant Jordi en la metrópolis americana, la ciudad que tiene más librerías del mundo, el sábado anterior a la diada.