Manga Barcelona, 25 años de mangamanía

publicado en: Uncategorized | 0

El Periódico, 30/10/2019

El salón abre sus puertas este jueves y hasta el domingo celebrando un cuarto de siglo de éxito y con el mismo espíritu festivo y cómplice con el que nació en 1995

Cuando el 27 de octubre de 1995, hace un cuarto de siglo, se celebró el primer Salón del Mangael Anime y el Videojuego de Barcelona, que congregó a 1.000 visitantes, muchos decían que aquello sería una “moda pasajera”. Hoy, el festival del cómic y la cultura japonesa, por el que el año pasado pasaron 150.000 personas (como cita cultural solo la supera en poder de convocatoria el Primavera Sound, con 220.000; por debajo están el Cómic Barcelona, 112.000, o el Sónar, con 105.000), demuestra que llegó para quedarse. Este 2019, el ahora rebautizado como Manga Barcelona, abre este jueves, hasta el domingo, su ambiciosa 25ª edición, con las entradas de viernes, sábado y domingo ya agotadas (aunque las taquillas abrirán si el aforo lo permite a medida que la gente salga; los tíckets son de un único acceso).

EL GERMEN

¿Cómo surgió la idea de aquel primer salón? Lo recuerda Óscar Valiente, hoy director editorial de Norma Editorial, que participó en ello desde Ficomic, federación de editores, libreros y distribuidores que organizaban desde 1981 el Salón del Cómic y que en abril de 1995 impulsaron una convención de manga en el antiguo Sant Andreu Teatre, con la implicación de Glénat, La Cúpula, Norma, Ediciones B y Planeta, que fue el germen del Salón del Manga. “Sirvió de ensayo, vimos enseguida que funcionaba. En el sector constatamos que había un lector completamente nuevo, el de manga, que tenía una identidad muy marcada, que no venía de leer cómic de superhéroes, Tintín o Bruguera sino que estaba muy influenciado por las series de TV de anime y los videojuegos. Vislumbramos que a aquel público especial había que ofrecerle algo distinto del Salón del Cómic, un evento propio que fuera complementario y que no lo canibalizara. Y la gente respondió muy bien”.

LOS ‘OTAKUS’, LA CLAVE

Ese público especial, los fans u ‘otakus’, es una de las claves del éxito. ¿Dónde sino uno puede ver visitantes esgrimiendo carteles ofreciendo ‘Abrazos gratis’ a cualquier desconocido? “Domina el buen rollo y la complicidad. Los visitantes son los protagonistas y los que llevan la voz cantante. Es un salón muy festivo, con un público muy paritario desde siempre, las lectoras femeninas han sido muy importantes, y de distintos lugares de España, más que en el Cómic Barcelona. Las primeras generaciones de ‘otakus’ que surgieron con ‘Dragon Ball’ o ‘Akira’ siguen viniendo y hoy lo hacen con sus hijos. Entre los jóvenes, muchos solo han leído manga o visto anime”, explica Oriol Estrada, coordinador de actividades del Manga Barcelona desde el 2015, que empezó a ir al salón como joven ‘otaku’. De ahí que este año, con motivo del aniversario, se estrenen actividades que implican al público, como los concursos Manga Quest (gincana para hallar cromos con los 25 carteles) y Manga Otaquiz (prueba de conocimientos), o los Challenge o desafíos: el jueves, lograr la conga de ‘cosplay’ más larga del mundo; el viernes, un baile colectivo del tema ‘Fortune Cookie’, del grupo de‘idols’ 4KB48; el sábado, a levantar los brazos invocando una bola de energía cual Son Goku en ‘Dragon Ball’; y el domingo, a vestirse de rojo y blanco, colores de Japón.

ESPÍRITU FESTIVO

“Hoy se respira el mismo espíritu que en el primer salón, impregnado de sentido de fiesta y celebración y de encuentro, distinto del Salón del Cómic –añade Valiente-. El visitante tiene necesidad de compartir su afición y lo expresa de forma tan diversa y visual como el ‘cosplay’ y los karaokes. Es un público muy activo en redes y en el salón tiene un ‘encuentro analógico’. Los primeros karaokes y concursos de ‘cosplay’ surgieron improvisada y tímidamente el segundo año para convertirse en locura: en el 2005 se organizó la primera final española del World Cosplay Summit, cuyos ganadores viajan a Japón para participar en la edición internacional, y en el 2012 se logró el récord Guinness de ‘cosplay’ de ‘Dragon Ball’. Ese espíritu abierto se detecta en la presencia de la gastronomía (en el 2012 se apostó fuerte por ella con el chef Ferran Adrià) y otras manifestaciones de la cultura japonesa en forma de talleres y actividades como la escritura, la moda, los juegos tradicionales o las artes marciales.

ESCENARIO EN DÍAS DE HALLOWEEN

El Manga Barcelona se desplegará en los pabellones 1, 2, 3, 4, 5 y plaza del Univers de Fira Montjuïc, pero en 1995 y 1996, fue la Estació de França la que acogió aquel primer humilde salón para dar el salto en 1997, ya con 7.000 visitantes, a La Farga de l’Hospitalet, donde creció imparable hasta literalmente desbordar el recinto en el 2011, cuando 65.000 personas pasaron por sus 12.000 metros cuadrados (el Manga Barcelona cuenta este año con 78.000, su récord). “El fenómeno en que se había convertido se hizo evidente con el traslado al año siguiente a Fira Montjuïc, cuando los visitantes crecieron hasta 112.000”, explica Estrada. Siempre alrededor del 1 de noviembre, el salón empezó con una duración de tres días para consolidarse, desde el 2007, en los cuatro actuales. Solo una edición fue de cinco días, la del 2017, año en que se estrenó como directora Meritxell Puig, que tuvo como predecesores en el cargo a Carles Santamaria, cuya salud le impidió seguir, a Pilar Gutiérrez y a Jordi Sánchez Navarro.

LAS EXPOSICIONES

Este año, la estrella será la exposición dedicada a Osamu Tezuka, el dios del manga, creador de Astro Boy, que con 201 originales lucirá hasta enero en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) -organizada junto  con Ficomic, Tezuka Productions y el Festival de Angulema-, y que apadrinará el director de cine Macoto Tezka (Makoto Tezuka), hijo del ‘mangaka’ y supervisor de su legado. La acompañarán en el recinto de Montjuïc muestras sobre el 25 aniversario, Doraemon o Dragon Ball World Adventure. Desde la primera exposición de 1995, ‘Héroes del manga’, han destacado otras dedicadas a los samuráis, Pokemon, Super Mario, ‘One Piece’, los autores españoles, la arquitectura, el anime o a Go Nagai y su creación, Mazinger, y otros robots gigantes (mechas).

LOS INVITADOS

Este 2019 los invitados superan los 40, entre ellos, los ‘mangakas’ Reiko Okano, Atsushi Ohkubo (‘Fire Force’), Ryota Hayatsu (‘La ira de Bahamut: Twin Heads’), Aya Kanno (‘Réquiem por el rey de la rosa’), Tsubasa Yamaguchi (‘Ella y su gato’, ‘ Blue Period’), Mizuho Kusanagi (‘Yona, princesa del amanecer’), Elsa Brants (‘Sálvame, Pythie’) y Sourya Sihachakr (‘Rojo’); ‘youtubers’ como Yuko y Ernesto, de Nekojitablog, y ‘mangatubers‘. También la banda de rock japonesa The 5.6.7.8’s,  que saltó a la fama con su actuación en ‘Kill Bill Volumen 1’, de Quentin Tarantino, el grupo de ‘idols’ 4KB48, el equipo del largometraje ‘One Piece Estampida’, o el cineasta Hideo Nakata, director de un clásico del terror, ‘The Ring (El círculo)’ (1998), que presentará ‘Sadako’. Pero en los primeros salones los invitados solían ser solo un par (el primero fue, en 1997, el animador de series Masami Tsuda, no confundir con la ‘mangaka’) hasta que en el 2006 la nómina se disparó. Entre los ‘tops’ de estos años, Junji Ito, Masakazu Katsura, Izumi Matsumoto, Hiroshi Hirata, Hiro Mashima, Yōichi Takahashi o Takeshi Obata.

EL SECTOR EDITORIAL

A todo este festival ha respondido el sector editorial, atento a la demanda de un lector que se renueva en cada generación. Aunque no hay cifras oficiales de ventas ni de tiradas, Marc Bernabé, referente como traductor, experto en manga y autor de libros como los recientes ‘501 mangas que leer en español’ (junto a Estrada) y ‘Japón: manga, traducción y vivencias de un apasionado del país del sol naciente’, analiza a título personal cada año cómo está el mercado del cómic japonés. Sus resultados estiman que en el 2018 volvió a ser récord en novedades de manga publicadas en España, con 812. Sus cifras son muy similares a las que contabiliza el divulgador del medio José Antonio Serrano, de Guía del Cómic: 801. Para ambos, este resultado “no es una sorpresa” ni ven “síntomas de agotamiento” en un sector que sufrió una burbuja con la crisis económica, cuando de 741 títulos en el 2008 se cayó a 346 en el 2011. En España, Norma, Planeta e Ivrea publican el 61% del manga, en un terreno en el que han ganado peso ECC y Milky Way, seguidos de Panini. Las seis, concluye Bernabé, concentran el 93% del mercado. Según él, se dan factores que evitan que esto sea “una moda pasajera”: la constante de nuevo público y la consolidación de un lector maduro.