El sector editorial reclama un pacto de Estado que proteja la creación intelectual

publicado en: Uncategorized | 0

La Vanguardia, 10/12/2018

“El Gobierno, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona tienen sendos planes de fomento del libro y la lectura, pero están encallados”. Por ello el Gremi d’Editors de Catalunya pide “un pacto de Estado para contribuir a la creación de nuevos lectores, la protección a la creación intelectual y medidas de apoyo a las librerías”. En el encuentro anual con motivo de la Nit de l’Edició, el presidente del gremio, Patrici Tixis, remarcó que el libro supone el 60% de la industria cultural, pero sólo recibe un 10% de las ayudas.

Sin embargo, los datos son esperanzadores. En el año 2008, justo antes del estallido de la crisis, el volumen de ventas de libros había llegado al punto más alto (3.185 millones de euros), a la vez que se profetizaba la muerte del libro en papel en un decenio. Han pasado diez años y el 95% de los libros que se venden son en papel, y el mercado del libro, después de tocar fondo, se recupera poco a poco. En el 2017 hubo un incremento de un 2% y la facturación fue de 2.319 millones.

La cara negativa sigue siendo la piratería: las descargas ilegales llegaron a los 419 millones. El análisis que proyecta el gremio señala que los piratas acabarían comprando un 10%, lo que supone un lucro cesante –dinero que se deja de ganar– de 200 millones de euros. La lucha en este sentido aún es insuficiente, remarcó Tixis: “Hacen falta más recursos para que el ministerio desencalle las denuncias contra las páginas web ilegales. Este 2018 aún no se ha empezado a tramitar ninguna de las denuncias presentadas”. Con el nuevo IVA del 4% para el libro digital, el precio medio será de 6 euros y algo. El gremio está buscando el modo de combatir esta piratería y “agitar la conciencia de que la propiedad intelectual es un bien que hay que preservar para proteger el trabajo de los creadores”.

En el año 2017 hubo 419 millones de descargas ilegales, pero la clausura de webs es muy lenta

Por otra parte, ha habido un incremento del libro infantil y juvenil que Tixis atribuye al “fenómeno fan”: los niños de 10-12 años tienen interés por los libros de personajes que conocen por las pantallas y las redes sociales. Además, un 50% de las series y películas de las plataformas provienen de libros. El gremio busca el modo de recuperar tiempos de ocio para la lectura, que ahora suponen 23 minutos diarios, contra tres horas para las pantallas.

En la gala de la Nit de l’Edició, en el teatro Goya, los editores reconocieron a tres editoriales que celebran aniversario: Herder (75 años), y Alba Editorial y Edicions Baula (25). La Cambra del Llibre otorgó el Memorial Fernando Lara a Paula Jarrin, directora de la librería Al·lots, de Barcelona. La Associació Col·legial d’Escriptors de Catalunya premió a ­Juan de Sola por la traducción de Marcel Proust-Jacques Rivière, correspondencia 1914-1922. Y el premio Atlàntida fue para el director teatral Lluís Pasqual. Preguntado por la polémica reciente, Tixis argumentó que se le premia por el buen trabajo que ha hecho y añadió que ya había sido candidato en ediciones anteriores. Pasqual agradeció el premio con un recuerdo para sus maestros de infancia en Reus y para la Universitat Autònoma, y proclamó: “La cultura nos hace el alma navegable”.

Catalunya, líder en castellano

– El 51% de la edición en España se elabora en Catalunya. Madrid edita un 42% de los libros. La edición en castellano de Catalunya es líder en Hispano­amèrica.

– En catalán, 8.000 títulos, una producción destacable comparada con lenguas de alcance similar.

– Por materias, el Gremi d’Editors de Catalunya llega al 85% de cuota de mercado con respecto a literatura, el 65% en libro infantil y juvenil, el 77% en libros de divulgación y el 75% en diccionarios, enciclopedias y cómic.

– En el año 2017, la facturación española llegó a los 2.319 millones, un 2% más que el año ante­rior, pero lejos de los 3.185% millones del año 2008.

– Un 10% menos de ventas los meses de octubre y noviembre del 2017 por la situación política, pero por Navidad el mercado se recuperó.