El Premi Llibreter, ampliado

publicado en: Uncategorized | 0

El Punt Avui, 28/06/2018

El Gremio de Libreros de Cataluña añade dos categorías a los ya tradicionales premios anuales, además de incluir los galardonados con el memorial Pere Rodeja.


La rueda de prensa de ayer en la que se hicieron públicos los libros galardonados en la 19ª edición del premio Llibreter pasó por algunas fases de desbarajuste divertido. La actual presidenta del gremio, María Carmen Ferrer, lo superó con naturalidad.

Ya se ha consolidado aprovechar el eco mediático del premio para dar a conocer los ganadores del memorial Pere Rodeja, que, en la séptima edición, han sido Montse Porta, en la categoría de librera, y la periodista y traductora Valeria Gaillard, en la categoría de divulgación cultural. «Así como hay familias que van a la iglesia, el ritual con mi madre era ir a librerías, una costumbre que mantengo siempre y, en especial, cuando viajo», declaró Gaillard.

Más infantil y juvenil

Este año hay dos categorías nuevas: infantil y juvenil, en catalán y en otras lenguas. En el primer caso, el ganador fue No leeré este libro (La Galera), con ilustraciones de Óscar Julve y texto de Jaume Copons, que, después de los agradecimientos y del resumen de la obra, declaró: «Salió en el peor momento, el pasado octubre, cuando el país, y nosotros, estábamos hechos mierda. «y aún añadió:» Por mucho que celebremos premios, no olvidemos que vivimos un momento anormal, con políticos en la cárcel. »

En la categoría de otras lenguas el galardonado fue La mona del asesino (Viena, con traducción de Elena Martín, y Sushi Books, con traducción de Laura B. Osorio), del sueco Jakob Wegelius, que envió un vídeo de agradecimiento. Los tres editores, incluido el de la versión gallega, agradecieron la nueva categoría.

En cuanto al mejor libro de literatura catalana, el premio fue para Permagel (Club Editor), de Eva Baltasar, que comentó que se sintió muy sorprendida al conocer la noticia porque lo primero que pensó fue: » ¡si no me he presentado! «Recordemos que los premios Llibreter, sin dotación económica, los eligen diferentes jurados y comisiones formados por libreros de todo el país con la intención de dar una segunda oportunidad a libros que consideran que merecen venderse más del que lo han hecho en el momento de hacer la elección. Otra cosa es que cuando llega el premio, el libro ya sea de los más vendidos, como es el caso actual de Permagel.

En la categoría de mejor libro de otras lenguas, es decir, de obras traducidas al catalán, el ganador fue Teoría general del olvido, del autor de Angola José Eduardo Agualusa. La traducción catalana de Pere Comellas lo ha publicado Periscopio, editorial que ya es como una tradición más en estos galardones. La versión castellana de Claudia Solans lo ha publicado Edhasa. Agualusa, que sí estaba presente, destacó que «el premio hace más ilusión por ser concedido por los mismos libreros».

El último de los premios, de la categoría de álbum ilustrado, que existe desde el primer año, fue para Frank, del alicantino Ximo Abadía, publicado en catalán y castellano para Dib-buks. Con un estilo depurado y poco texto, nos habla de la dictadura, porque «hay que mirar el pasado para poder mirar el futuro», declaró el autor. También agradeció que se haya elegido un proyecto tan personal como el suyo «entre tantas maravillas de álbum ilustrado como se publican», cosa bien cierta.

Como otros años, la entrega efectiva de los premios tuvo lugar en la tarde en un acto celebrado en el auditorio del campus de la ciudadela de la Universidad Pompeu Fabra.

Pronto veremos destacados en las librerías agremiadas estos cinco libros. Unos premios en los que, de alguna manera, todos ganan: autores, editores, lectores y, naturalmente, los libreros, que, como sintetizó en el vídeo de agradecimiento la librera de Jaimes Montse Porta, son «más inteligents y más simpáticos que cualquier algoritmo que aplican a Amazon «.