Abiertos al mundo

 

El Punt Avui, 07/09/2017

La Setmana del Llibre en Català levanta la persiana mañana en la avenida de la Catedral con optimismo y confianza. El estudio elaborado por la Federación de Gremios de Editores señala que en 2016 es facturaron 238,65 millones de euros, lo que supone un incremento por tercer año consecutivo del 3,6% respecto al 2015, y esto sin un aumento del número de títulos editados, "es un dato doblemente positivo porque significa que aquello que estamos publicando lo vendemos más", sostuvo Ayer Montse Ayats, presidenta de la Asociación de Editores en Lengua Catalana.

Las ventas de libros en Cataluña son de 491.204 millones de euros. Las ventas en catalán representan un 25,4% del mercado, cifra que se acerca al porcentaje del Estudio de Hábitos de Lectura y compra de libros en Cataluña, según el cual esta cifra es del 27’4%. Ayats també señaló el peso que tienen las traducciones. De los 11.343 Títulos editados, 1.800 corresponden a traducciones. "Sobre todo se debe invertir en el  ámbito del ensayo, que es donde encontramos el déficit más importante de traducciones." Otro de los déficits de oferta en catalán es el cómic y la ciencia ficción. Uno de los retos que afronta ahora el sector editorial catalán para que se pueda cumplir la hoja de ruta marcada por el Pla de la Lectura 2020 es implicar el Departamento de Enseñanza, como también conseguir más visibilidad de la edición en catalán acCadenas y grandes superficies, conseguir que los editoriales tengan más músculo empresarial y, lo más importante, hacer más lectores. En noviembre, a los 96 Sellos que integran la asociación se reunirán en una jornada que servirá para definir los prioridades de cara al nuevo curso.

Más internacional

"Esta es la Semana del Libro en Catalán más internacional de la historia, y no sólo porque vendrá Paul Auster, sino también  el artista visual Italiano Nanni Balestrini, la autora inglesa Mary Beard, y la siria Gulnar Hajo", afirmó Ayer Joan Sala, presidente del Evento. Sala remarcó el hecho de que la Semana marca el año editorial porque las ventas, después de una parada estival, van incrementando a partir de la Semana. El año pasado es facturaron 254.000 euros, lo que supone 1 16’6% más que el año anterior. Se vendieron 22.300 Títulos, un 45% corresponde a libros de fondo y el resto, a novedades. "Hemos constatado que los dos cientos Títulos de la rentrée literaria, sólo algunos se presentan en la Semana del Libro, que también sirve para dar visibilidad a libros que salieron por Sant Jordi y han tenido Éxito.".

Como novedad, este año estarán representados los diferentes territorios de  los Países Catalanes, Andorra, las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana; falta, sin embargo, la Cataluña del Norte, representada en parte junto con Andorra, y el Alguer. El vuelo internacional de esta 35ª edición voz dada también por la presencia de 16 editores extranjeros que han estado invitados por el Instituto Ramon Llull coincidiendo con la Semana. "Los editores verán la magnitud de la producción en Cataluña y asistirán también a  charlas sobre el mundo literario catalán". Además, un stand estará dedicado a las traducciones de autores catalanes en lenguas extranjeras. "Esto nos permitirá hacer de embajadores de nuestra literatura."

De nuevo falta Ensenyament en esta Semana que se inaugura más tarde que el año pasado, lo que ha supuesto "una logística impresionante" para poder desmontar los puestos a tiempo para la Mercè. "Esto ha hecho que los maestros no se hayan podido implicar, aunque tampoco hay demasiada voluntad por su parte", remarca Sala.

Disseny i desenvolupament:   Informática Infoliber, S.L.